ec.acetonemagazine.org
Nuevas recetas

Los dermatólogos de alimentos dicen que debe evitar la presentación de diapositivas

Los dermatólogos de alimentos dicen que debe evitar la presentación de diapositivas


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Esto es lo que no debes comer si quieres una piel suave e impecable

istockphoto.com

Alimentos que los dermatólogos dicen que debe evitar

istockphoto.com

Las estaciones, las fluctuaciones del estado de ánimo y los contaminantes del aire son tres condiciones muy subestimadas que podrían manifestarse como acné en la cara. Los brotes parecen surgir de la nada, son incómodos y dolorosos, y a menudo se quedan durante días. Lo que es especialmente frustrante es la falta de control que tiene sobre todo, ¡no es como si pudiera decirle a su estrés que simplemente desaparezca!

Sin embargo, existe una condición que puede controlar: su dieta. Consultamos a los mejores dermatólogos y descubrimos que los alimentos que consume realmente pueden tener un impacto en el aspecto y el tacto de su piel.

"Tu piel es lo que comes", confirmó el Dr. Bobby Buka, un dermatólogo líder en la ciudad de Nueva York, "así que ten cuidado con el impacto dietético que los alimentos pueden tener en tu órgano más grande".

Al elegir nuestras cenas, a menudo pensamos en la salud de nuestro intestino, los efectos sobre nuestra presión arterial y las calorías que podrían contar. Pero no pensamos mucho en nuestra piel. Los expertos han hablado: hay algunos alimentos que simplemente no son buenos si quieres una tez clara.

Alcohol

istockphoto.com

Si quieres mantenerte abrigado este invierno, protege tu piel (y tu hígado) evitando el alcohol. “En climas fríos es importante evitar o minimizar la ingesta de alcohol”, instruyó la Dra. Janet Prystowsky, dermatóloga certificada por la junta en Nueva York, a The Daily Meal, “porque tenderá a hacer que pierda calor más fácilmente de los vasos sanguíneos dilatación."

También advirtió que si usa una "manta de alcohol" contra el frío, su piel no estará feliz. La deshidratación que experimentas podría provocar resequedad en la piel y, en algunos casos extremos, congelación, dijo.

Cualquier cosa frita

istockphoto.com

Freír realmente cualquier alimento puede hacer que tenga un sabor increíble, pero afectará tu cutis. "Los alimentos fritos conducen a una producción excesiva de aceite dentro de la piel", dijo Rhonda Klein, MD / MPH, a The Daily Meal. Nadie quiere que el aceite de su comida se vea en su cara. Pero los peligros no terminan ahí.

“Las grasas trans hidrogenadas que se encuentran en los alimentos fritos también tendrán un impacto negativo en su cutis”, explicó Klein.

Queso

istockphoto.com

El queso es en realidad un superalimento, por lo que es saludable para usted. Sin embargo, como señaló Klein, "los productos lácteos (leche, mantequilla, queso, chocolate con leche) aumentarán la producción de aceite y provocarán la obstrucción de los poros", lo que puede causar puntos negros y brotes. Si está experimentando algo de acné, tal vez elimine los macarrones con queso cargados.

Café

istockphoto.com

Embutidos

istockphoto.com

Rosquillas

istockphoto.com

La Dra. Debra Jaliman, una dermatóloga certificada por la junta de la ciudad de Nueva York, desafortunadamente explicó por qué estas golosinas lujosas y pastosas están fuera de la mesa. "Es importante evitar las golosinas azucaradas como rosquillas, galletas y otros alimentos de alto índice glucémico", dijo Jaliman. “El azúcar gluca el colágeno. Lo endurece y lo envejece prematuramente ". De mala gana, estamos agregando donas a la lista de alimentos que causan arrugas. Pero no todos los dulces están prohibidos. Si está buscando un postre que desafíe a la edad y sea delicioso, pruebe una de estas recetas de galletas sin azúcar agregada.

Zumo de frutas

istockphoto.com

Aunque el jugo de frutas ha sido elogiado como una excelente opción para los niños y un agente "limpiador" para los adultos, en realidad está cargado de azúcar y no mucho más. Toda la fibra de la fruta se extrae, dejando una densa concentración de azúcar que aumenta la insulina.

"La investigación encuentra que quienes mantienen una dieta de bajo índice glucémico tienen la mitad de la cantidad de acné que quienes comen los de alto índice glucémico", reveló la Dra. Anna Avaliani, MD. El jugo de frutas tiene un índice glucémico increíblemente alto por ser una bebida a base de plantas.

Gluten

istockphoto.com

Si bien la mayoría de las personas están perfectamente bien comiendo gluten y carbohidratos de todo tipo, hay unos pocos miembros selectos de la población que tienen alergia o intolerancia al compuesto y ni siquiera lo saben. La intolerancia podría darse a conocer al causar inflamación, como la que se manifiesta como acné en la cara. "Si es propenso al acné, tiene acné o tiene alguna afección autoinmune de la piel, es posible que desee probar el gluten para ver si su piel mejora", dijo Evans.

Yogur bajo en grasa

istockphoto.com

Los productos lácteos bajos en grasa fueron una de las principales quejas de varios expertos a los que consultamos. “Como nutricionista y dermatólogo, recomiendo evitar la leche baja en grasa si tiene tendencia al acné”, dijo Prystowsky. "Estos alimentos pueden agravar el acné con un efecto negativo dramático".

Prystowsky y Klein señalaron el alto contenido de azúcar en estos alimentos bajos en grasa, que a menudo se agregan para compensar la deficiencia de sabor que se produce cuando se quita la grasa. Además, comer grasa no engorda, entonces, ¿por qué eliminarlo?

Leche

istockphoto.com

¿Tienes leche? Tu piel espera que no. David Lortscher, dermatólogo certificado por la junta, director ejecutivo y fundador de Curology, nos explicó los peligros de esta bebida para su cutis.

"La leche contiene precursores de la testosterona y otros andrógenos, que influyen en los receptores hormonales de la piel para activar el proceso que causa el acné", dijo. “El vínculo probable involucra al factor de crecimiento similar a la insulina 1 como un estimulante general, sinergizado por las hormonas esteroides presentes en la leche. Aunque el mecanismo no está claro, la asociación con el acné es más marcada con la leche descremada que con la leche entera y en aquellos que consumen más de tres porciones por semana ”.

Pizza

istockphoto.com

Si bien una caja grande de pastel grasiento es un delicioso manjar nocturno, debes evitar comer pizza con demasiada frecuencia si estás tratando de evitar una cara de pizza. “Además de las diferentes razones de salud para evitar los alimentos grasos, el cuidado de la piel es una de ellas”, dijo el Dr. Alain Michon, director médico de Ottawa Skin Clinic. "La ingestión de muchos ácidos grasos puede resultar en piel grasa e incluso en acné".

Eres lo que comes, ¿verdad?

"No te dejes engañar", dijo Michon. "Incluso si ha terminado de pasar por la pubertad y es un adulto completamente adulto, aún puede tener brotes de acné por la comida chatarra".

Soda

istockphoto.com

Los estadounidenses finalmente se están poniendo al día, al parecer, nuestro consumo de refrescos es más bajo que nunca. Pero aún así, los refrescos tienen cantidades increíbles de azúcar agregada y pueden causar estragos en tu piel. “[El azúcar agregada] es el alimento más envejecido que consumimos”, dijo la Dra. Anna Avaliani, MD, a The Daily Meal. "Puede hacer que su piel pierda brillo y acelerar la producción de arrugas de su cuerpo". De todos los alimentos que pueden acelerar el envejecimiento, las fuentes no naturales de azúcar son algunas de las peores.

“Esto se debe a que daña el colágeno y la elastina, las proteínas que mantienen la piel suave y flexible”, dijo Avaliani.

Grasas trans

istockphoto.com

Proteína de suero

istockphoto.com

Los polvos de proteína de todo tipo han sido un gran éxito para los consumidores preocupados por la salud en todas partes: la proteína de suero, la variedad menos costosa de origen animal, es la más común. No se puede negar que el suero es una forma conveniente de agregar más proteínas a su día, pero Lortscher nos dice que este beneficio podría tener consecuencias.

“Aunque no se cree que el entrenamiento con pesas por sí solo resulte en cambios hormonales significativos que podrían provocar acné, se ha demostrado que la suplementación con proteínas de suero de leche agrava el acné”, explica Lortscher. "Estos pueden tener efectos similares en la piel a los de beber demasiada leche, ya que también desencadenan la liberación de insulina del páncreas y aumentan los niveles del factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF-1)". Además, aunque todos necesitamos proteínas para mantener una dieta saludable, los estadounidenses siempre comen demasiado.


Melanoma: estos alimentos pueden ayudar a prevenir la recurrencia

Si es un sobreviviente de melanoma, sabe que la detección y el tratamiento tempranos son fundamentales, ya que la tasa de supervivencia a cinco años para las personas con melanoma que se detecta temprano es de aproximadamente el 98 por ciento, según la Skin Cancer Foundation. Además de vigilar su exposición al sol, puede disminuir su riesgo de desarrollar cáncer de piel o su recurrencia mediante una alimentación saludable. Aquí, los mejores alimentos para alcanzar.

Las verduras de hoja son ricas en vitamina C antioxidante, que puede proteger a las células del daño causado por los radicales libres, según el Revista de cáncer de piel. Cargue su plato con vegetales de hojas verdes como espinacas, col rizada y berza. Otra ventaja de las verduras de esta familia: el brócoli, los pimientos morrones y las coles de Bruselas también son excelentes fuentes de vitamina C.

Las frutas y verduras rojas son ricas en licopeno, otro antioxidante que puede proteger la piel del daño solar, según un estudio de la Revista Británica de Dermatología. Los tomates, la salsa de tomate, la sandía, la toronja rosada, los albaricoques, las naranjas sanguinas y la papaya son buenas fuentes de licopeno.

Los pescados grasos como el salmón, la caballa y el arenque son ricos en ácidos grasos omega-3, que se ha demostrado que disminuyen la inflamación crónica y protegen contra la progresión del cáncer de piel, según La Revista de Medicina Clínica. Además, los mariscos son ricos en zinc, lo que puede ayudar a reponer los niveles de antioxidantes en el cuerpo y restaurar la función inmunológica, según una investigación en La Revista Estadounidense de Nutrición Clínica.

Las nueces y las semillas también son buenas fuentes de omega 3. Además, contienen vitamina E, otro antioxidante que puede ayudar a prevenir el daño de los radicales libres. Coma nueces, almendras o semillas de girasol, o agregue semillas de lino molidas o germen de trigo a su yogur o batido de frutas para obtener un impulso nutricional adicional de vitamina E.

También rico en zinc: legumbres, que pueden mejorar el sistema inmunológico de su cuerpo y restaurar los niveles de antioxidantes. Agregue una pizca de frijoles, como garbanzos, frijoles negros y edamame, a todo, desde ensaladas o sopas. Pruebe salsas de frijoles como hummus con verduras crudas para un refrigerio delicioso y nutritivo.

Los productos de naranja son ricos en betacaroteno, que se convierte en vitamina A en su cuerpo. Consumir frutas y verduras de color naranja con regularidad puede reducir el riesgo de algunos cánceres. Las zanahorias, las batatas, los albaricoques, el melón y la calabaza son excelentes fuentes de betacaroteno. Si bien la investigación sobre el efecto del betacaroteno y el melanoma no es concluyente, algunas pruebas respaldan el papel de la vitamina A en la reducción del riesgo de desarrollar melanoma, según el Revista de Dermatología Investigativa.

La investigación muestra que la ingesta adecuada de vitamina D se asocia con un menor riesgo de melanoma, y ​​que las personas con deficiencia de vitamina D tienen un peor pronóstico cuando se les diagnostica melanoma. Incluya alimentos fortificados con vitamina D en su dieta, como leche, yogur, cereales y jugos. Las [mejores fuentes dietéticas de vitamina D] (https://www.healthcentral.com/article/top-heart-healthy vitamin-d-rich-foods) incluyen pescado como sardinas, salmón y atún, así como huevo. yemas e hígado.

Las frutas cítricas son una buena fuente de vitamina C, que puede ofrecer cierta protección contra los radicales libres que causan cáncer. Coma naranjas y agregue una rodaja de limón o lima fresca a un vaso de agua para un impulso adicional de vitamina C. Aunque no es una fruta cítrica, las fresas también son ricas en vitamina C. ¡Es hora de tomar una pinta!

Los polifenoles que se encuentran en el té negro y verde se han relacionado con una variedad de beneficios para la salud, incluida la prevención del cáncer. La investigación muestra que el té verde, específicamente, en realidad puede inhibir el crecimiento de células de melanoma. Intente agregar una taza de té verde (caliente o helado) a su rutina diaria.

Carmen es dietista registrada. Además de escribir para HealthCentral, ha pasado su carrera trabajando en Johns Hopkins y también es instructora adjunta de la facultad de Excelsior College. Carmen tiene más de 20 años de experiencia en asesoramiento, educación, redacción y gestión de programas nutricionales y es una especialista certificada en el control del peso de adultos. Le gusta educar a sus estudiantes y clientes sobre cómo la nutrición afecta el cuerpo y su papel en la salud y el bienestar en general.


Melanoma: estos alimentos pueden ayudar a prevenir la recurrencia

Si es un sobreviviente de melanoma, sabe que la detección y el tratamiento tempranos son fundamentales, ya que la tasa de supervivencia a cinco años para las personas con melanoma que se detecta temprano es de aproximadamente el 98 por ciento, según la Skin Cancer Foundation. Además de vigilar su exposición al sol, puede disminuir su riesgo de desarrollar cáncer de piel o su recurrencia mediante una alimentación saludable. Aquí, los mejores alimentos para alcanzar.

Las verduras de hoja son ricas en vitamina C antioxidante, que puede proteger a las células del daño causado por los radicales libres, según el Revista de cáncer de piel. Cargue su plato con vegetales de hojas verdes como espinacas, col rizada y berza. Otra ventaja de las verduras de esta familia: el brócoli, los pimientos morrones y las coles de Bruselas también son excelentes fuentes de vitamina C.

Las frutas y verduras rojas son ricas en licopeno, otro antioxidante que puede proteger la piel del daño solar, según un estudio de la Revista Británica de Dermatología. Los tomates, la salsa de tomate, la sandía, la toronja rosada, los albaricoques, las naranjas sanguinas y la papaya son buenas fuentes de licopeno.

Los pescados grasos como el salmón, la caballa y el arenque son ricos en ácidos grasos omega-3, que se ha demostrado que disminuyen la inflamación crónica y protegen contra la progresión del cáncer de piel, según La Revista de Medicina Clínica. Además, los mariscos son ricos en zinc, lo que puede ayudar a reponer los niveles de antioxidantes en el cuerpo y restaurar la función inmunológica, según una investigación en La Revista Estadounidense de Nutrición Clínica.

Las nueces y las semillas también son buenas fuentes de omega 3. Además, contienen vitamina E, otro antioxidante que puede ayudar a prevenir el daño de los radicales libres. Coma nueces, almendras o semillas de girasol, o agregue semillas de lino molidas o germen de trigo a su yogur o batido de frutas para obtener un impulso nutricional adicional de vitamina E.

También rico en zinc: legumbres, que pueden mejorar el sistema inmunológico de su cuerpo y restaurar los niveles de antioxidantes. Agregue una pizca de frijoles, como garbanzos, frijoles negros y edamame, a todo, desde ensaladas o sopas. Pruebe salsas de frijoles como hummus con verduras crudas para un refrigerio delicioso y nutritivo.

Los productos de naranja son ricos en betacaroteno, que se convierte en vitamina A en su cuerpo. Consumir frutas y verduras de color naranja con regularidad puede reducir el riesgo de algunos cánceres. Las zanahorias, las batatas, los albaricoques, el melón y la calabaza son excelentes fuentes de betacaroteno. Si bien la investigación sobre el efecto del betacaroteno y el melanoma no es concluyente, algunas pruebas respaldan el papel de la vitamina A en la reducción del riesgo de desarrollar melanoma, según el Revista de Dermatología Investigativa.

La investigación muestra que la ingesta adecuada de vitamina D se asocia con un menor riesgo de melanoma, y ​​que las personas con deficiencia de vitamina D tienen un peor pronóstico cuando se les diagnostica melanoma. Incluya alimentos fortificados con vitamina D en su dieta, como leche, yogur, cereales y jugos. Las [mejores fuentes dietéticas de vitamina D] (https://www.healthcentral.com/article/top-heart-healthy vitamin-d-rich-foods) incluyen pescado como sardinas, salmón y atún, así como huevo. yemas e hígado.

Las frutas cítricas son una buena fuente de vitamina C, que puede ofrecer cierta protección contra los radicales libres que causan cáncer. Coma naranjas y agregue una rodaja de limón o lima fresca a un vaso de agua para un impulso adicional de vitamina C. Aunque no es una fruta cítrica, las fresas también son ricas en vitamina C. ¡Es hora de tomar una pinta!

Los polifenoles que se encuentran en el té negro y verde se han relacionado con una variedad de beneficios para la salud, incluida la prevención del cáncer. La investigación muestra que el té verde, específicamente, en realidad puede inhibir el crecimiento de células de melanoma. Intente agregar una taza de té verde (caliente o helado) a su rutina diaria.

Carmen es dietista registrada. Además de escribir para HealthCentral, ha pasado su carrera trabajando en Johns Hopkins y también es instructora adjunta de la facultad de Excelsior College. Carmen tiene más de 20 años de experiencia en asesoramiento, educación, redacción y administración de programas nutricionales y es una especialista certificada en el control del peso de adultos. Le gusta educar a sus estudiantes y clientes sobre cómo la nutrición afecta el cuerpo y su papel en la salud y el bienestar en general.


Melanoma: estos alimentos pueden ayudar a prevenir la recurrencia

Si es un sobreviviente de melanoma, sabe que la detección y el tratamiento tempranos son fundamentales, ya que la tasa de supervivencia a cinco años para las personas con melanoma que se detecta temprano es de aproximadamente el 98 por ciento, según la Skin Cancer Foundation. Además de vigilar su exposición al sol, puede disminuir su riesgo de desarrollar cáncer de piel o su recurrencia mediante una alimentación saludable. Aquí, los mejores alimentos para alcanzar.

Las verduras de hoja son ricas en vitamina C antioxidante, que puede proteger a las células del daño causado por los radicales libres, según el Revista de cáncer de piel. Cargue su plato con vegetales de hojas verdes como espinacas, col rizada y berza. Otra ventaja de las verduras de esta familia: el brócoli, los pimientos morrones y las coles de Bruselas también son excelentes fuentes de vitamina C.

Las frutas y verduras rojas son ricas en licopeno, otro antioxidante que puede proteger la piel del daño solar, según un estudio de la Revista Británica de Dermatología. Los tomates, la salsa de tomate, la sandía, la toronja rosada, los albaricoques, las naranjas sanguinas y la papaya son buenas fuentes de licopeno.

Los pescados grasos como el salmón, la caballa y el arenque son ricos en ácidos grasos omega-3, que se ha demostrado que disminuyen la inflamación crónica y protegen contra la progresión del cáncer de piel, según La Revista de Medicina Clínica. Además, los mariscos son ricos en zinc, lo que puede ayudar a reponer los niveles de antioxidantes en el cuerpo y restaurar la función inmunológica, según una investigación en La Revista Estadounidense de Nutrición Clínica.

Las nueces y las semillas también son buenas fuentes de omega 3. Además, contienen vitamina E, otro antioxidante que puede ayudar a prevenir el daño de los radicales libres. Coma nueces, almendras o semillas de girasol, o agregue semillas de lino molidas o germen de trigo a su yogur o batido de frutas para obtener un impulso nutricional adicional de vitamina E.

También rico en zinc: legumbres, que pueden mejorar el sistema inmunológico de su cuerpo y restaurar los niveles de antioxidantes. Agregue una pizca de frijoles, como garbanzos, frijoles negros y edamame, a todo, desde ensaladas o sopas. Pruebe salsas de frijoles como hummus con verduras crudas para un refrigerio delicioso y nutritivo.

Los productos de naranja son ricos en betacaroteno, que se convierte en vitamina A en su cuerpo. Consumir frutas y verduras de color naranja con regularidad puede reducir el riesgo de algunos cánceres. Las zanahorias, las batatas, los albaricoques, el melón y la calabaza son excelentes fuentes de betacaroteno. Si bien la investigación sobre el efecto del betacaroteno y el melanoma no es concluyente, algunas pruebas respaldan el papel de la vitamina A en la reducción del riesgo de desarrollar melanoma, según el Revista de Dermatología Investigativa.

La investigación muestra que la ingesta adecuada de vitamina D se asocia con un menor riesgo de melanoma, y ​​que las personas con deficiencia de vitamina D tienen un peor pronóstico cuando se les diagnostica melanoma. Incluya alimentos fortificados con vitamina D en su dieta, como leche, yogur, cereales y jugos. Las [mejores fuentes dietéticas de vitamina D] (https://www.healthcentral.com/article/top-heart-healthy vitamin-d-rich-foods) incluyen pescado como sardinas, salmón y atún, así como huevo. yemas e hígado.

Las frutas cítricas son una buena fuente de vitamina C, que puede ofrecer cierta protección contra los radicales libres que causan cáncer. Coma naranjas y agregue una rodaja de limón o lima fresca a un vaso de agua para un impulso adicional de vitamina C. Aunque no es una fruta cítrica, las fresas también son ricas en vitamina C. ¡Es hora de tomar una pinta!

Los polifenoles que se encuentran en el té negro y verde se han relacionado con una variedad de beneficios para la salud, incluida la prevención del cáncer. La investigación muestra que el té verde, específicamente, en realidad puede inhibir el crecimiento de células de melanoma. Intente agregar una taza de té verde (caliente o helado) a su rutina diaria.

Carmen es dietista registrada. Además de escribir para HealthCentral, ha pasado su carrera trabajando en Johns Hopkins y también es instructora adjunta de la facultad de Excelsior College. Carmen tiene más de 20 años de experiencia en asesoramiento, educación, redacción y administración de programas nutricionales y es una especialista certificada en el control del peso de adultos. Le gusta educar a sus estudiantes y clientes sobre cómo la nutrición afecta el cuerpo y su papel en la salud y el bienestar en general.


Melanoma: estos alimentos pueden ayudar a prevenir la recurrencia

Si es un sobreviviente de melanoma, sabe que la detección y el tratamiento tempranos son fundamentales, ya que la tasa de supervivencia a cinco años para las personas con melanoma que se detecta temprano es de aproximadamente el 98 por ciento, según la Skin Cancer Foundation. Además de vigilar su exposición al sol, puede disminuir su riesgo de desarrollar cáncer de piel o su recurrencia mediante una alimentación saludable. Aquí, los mejores alimentos para alcanzar.

Las verduras de hoja son ricas en vitamina C antioxidante, que puede proteger a las células del daño causado por los radicales libres, según el Revista de cáncer de piel. Cargue su plato con vegetales de hojas verdes como espinacas, col rizada y berza. Otra ventaja de las verduras de esta familia: el brócoli, los pimientos morrones y las coles de Bruselas también son excelentes fuentes de vitamina C.

Las frutas y verduras rojas son ricas en licopeno, otro antioxidante que puede proteger la piel del daño solar, según un estudio de la Revista Británica de Dermatología. Los tomates, la salsa de tomate, la sandía, la toronja rosada, los albaricoques, las naranjas sanguinas y la papaya son buenas fuentes de licopeno.

Los pescados grasos como el salmón, la caballa y el arenque son ricos en ácidos grasos omega-3, que se ha demostrado que disminuyen la inflamación crónica y protegen contra la progresión del cáncer de piel, según La Revista de Medicina Clínica. Además, los mariscos son ricos en zinc, lo que puede ayudar a reponer los niveles de antioxidantes en el cuerpo y restaurar la función inmunológica, según una investigación en La Revista Estadounidense de Nutrición Clínica.

Las nueces y las semillas también son buenas fuentes de omega 3. Además, contienen vitamina E, otro antioxidante que puede ayudar a prevenir el daño de los radicales libres. Coma nueces, almendras o semillas de girasol, o agregue semillas de lino molidas o germen de trigo a su yogur o batido de frutas para obtener un impulso nutricional adicional de vitamina E.

También rico en zinc: legumbres, que pueden mejorar el sistema inmunológico de su cuerpo y restaurar los niveles de antioxidantes. Agregue una pizca de frijoles, como garbanzos, frijoles negros y edamame, a todo, desde ensaladas o sopas. Pruebe salsas de frijoles como hummus con verduras crudas para un refrigerio delicioso y nutritivo.

Los productos de naranja son ricos en betacaroteno, que se convierte en vitamina A en su cuerpo. Consumir frutas y verduras de color naranja con regularidad puede reducir el riesgo de algunos cánceres. Las zanahorias, las batatas, los albaricoques, el melón y la calabaza son excelentes fuentes de betacaroteno. Si bien la investigación sobre el efecto del betacaroteno y el melanoma no es concluyente, algunas pruebas respaldan el papel de la vitamina A en la reducción del riesgo de desarrollar melanoma, según el Revista de Dermatología Investigativa.

La investigación muestra que la ingesta adecuada de vitamina D se asocia con un menor riesgo de melanoma, y ​​que las personas con deficiencia de vitamina D tienen un peor pronóstico cuando se les diagnostica melanoma. Incluya alimentos fortificados con vitamina D en su dieta, como leche, yogur, cereales y jugos. Las [mejores fuentes dietéticas de vitamina D] (https://www.healthcentral.com/article/top-heart-healthy vitamin-d-rich-foods) incluyen pescado como sardinas, salmón y atún, así como huevo. yemas e hígado.

Las frutas cítricas son una buena fuente de vitamina C, que puede ofrecer cierta protección contra los radicales libres que causan cáncer. Coma naranjas y agregue una rodaja de limón o lima fresca a un vaso de agua para un impulso adicional de vitamina C. Aunque no es una fruta cítrica, las fresas también son ricas en vitamina C. ¡Es hora de tomar una pinta!

Los polifenoles que se encuentran en el té negro y verde se han relacionado con una variedad de beneficios para la salud, incluida la prevención del cáncer. La investigación muestra que el té verde, específicamente, en realidad puede inhibir el crecimiento de células de melanoma. Intente agregar una taza de té verde (caliente o helado) a su rutina diaria.

Carmen es dietista registrada. Además de escribir para HealthCentral, ha pasado su carrera trabajando en Johns Hopkins y también es instructora adjunta de la facultad de Excelsior College. Carmen tiene más de 20 años de experiencia en asesoramiento, educación, redacción y administración de programas nutricionales y es una especialista certificada en el control del peso de adultos. Le gusta educar a sus estudiantes y clientes sobre cómo la nutrición afecta el cuerpo y su papel en la salud y el bienestar en general.


Melanoma: estos alimentos pueden ayudar a prevenir la recurrencia

Si es un sobreviviente de melanoma, sabe que la detección y el tratamiento tempranos son fundamentales, ya que la tasa de supervivencia a cinco años para las personas con melanoma que se detecta temprano es de aproximadamente el 98 por ciento, según la Skin Cancer Foundation. Además de vigilar su exposición al sol, puede disminuir su riesgo de desarrollar cáncer de piel o su recurrencia mediante una alimentación saludable. Aquí, los mejores alimentos para alcanzar.

Las verduras de hoja son ricas en vitamina C antioxidante, que puede proteger a las células del daño causado por los radicales libres, según el Revista de cáncer de piel. Cargue su plato con vegetales de hojas verdes como espinacas, col rizada y berza. Otra ventaja de las verduras de esta familia: el brócoli, los pimientos morrones y las coles de Bruselas también son excelentes fuentes de vitamina C.

Las frutas y verduras rojas son ricas en licopeno, otro antioxidante que puede proteger la piel del daño solar, según un estudio de la Revista británica de dermatología. Los tomates, la salsa de tomate, la sandía, la toronja rosada, los albaricoques, las naranjas sanguinas y la papaya son buenas fuentes de licopeno.

Los pescados grasos como el salmón, la caballa y el arenque son ricos en ácidos grasos omega-3, que se ha demostrado que disminuyen la inflamación crónica y protegen contra la progresión del cáncer de piel, según La Revista de Medicina Clínica. Además, los mariscos son ricos en zinc, lo que puede ayudar a reponer los niveles de antioxidantes en el cuerpo y restaurar la función inmunológica, según una investigación en La Revista Estadounidense de Nutrición Clínica.

Las nueces y las semillas también son buenas fuentes de omega 3. Además, contienen vitamina E, otro antioxidante que puede ayudar a prevenir el daño de los radicales libres. Coma nueces, almendras o semillas de girasol, o agregue semillas de lino molidas o germen de trigo a su yogur o batido de frutas para obtener un impulso nutricional adicional de vitamina E.

También rico en zinc: legumbres, que pueden mejorar el sistema inmunológico de su cuerpo y restaurar los niveles de antioxidantes. Agregue una pizca de frijoles, como garbanzos, frijoles negros y edamame, a todo, desde ensaladas o sopas. Pruebe salsas de frijoles como hummus con verduras crudas para un refrigerio delicioso y nutritivo.

Los productos de naranja son ricos en betacaroteno, que se convierte en vitamina A en su cuerpo. Consumir frutas y verduras de color naranja con regularidad puede reducir el riesgo de algunos cánceres. Las zanahorias, las batatas, los albaricoques, el melón y la calabaza son excelentes fuentes de betacaroteno. Si bien la investigación sobre el efecto del betacaroteno y el melanoma no es concluyente, algunas pruebas respaldan el papel de la vitamina A en la reducción del riesgo de desarrollar melanoma, según el Revista de Dermatología Investigativa.

La investigación muestra que la ingesta adecuada de vitamina D se asocia con un menor riesgo de melanoma, y ​​que las personas con deficiencia de vitamina D tienen un peor pronóstico cuando se les diagnostica melanoma. Incluya alimentos fortificados con vitamina D en su dieta, como leche, yogur, cereales y jugos. Las [mejores fuentes dietéticas de vitamina D] (https://www.healthcentral.com/article/top-heart-healthy vitamin-d-rich-foods) incluyen pescado como sardinas, salmón y atún, así como huevo. yemas e hígado.

Las frutas cítricas son una buena fuente de vitamina C, que puede ofrecer cierta protección contra los radicales libres que causan cáncer. Coma naranjas y agregue una rodaja de limón o lima fresca a un vaso de agua para un impulso adicional de vitamina C. Aunque no es una fruta cítrica, las fresas también son ricas en vitamina C. ¡Es hora de tomar una pinta!

Los polifenoles que se encuentran en el té negro y verde se han relacionado con una variedad de beneficios para la salud, incluida la prevención del cáncer. La investigación muestra que el té verde, específicamente, en realidad puede inhibir el crecimiento de células de melanoma. Intente agregar una taza de té verde (caliente o helado) a su rutina diaria.

Carmen es dietista registrada. Además de escribir para HealthCentral, ha pasado su carrera trabajando en Johns Hopkins y también es instructora adjunta de la facultad de Excelsior College. Carmen tiene más de 20 años de experiencia en asesoramiento, educación, redacción y administración de programas nutricionales y es una especialista certificada en el control del peso de adultos. Le gusta educar a sus estudiantes y clientes sobre cómo la nutrición afecta el cuerpo y su papel en la salud y el bienestar en general.


Melanoma: estos alimentos pueden ayudar a prevenir la recurrencia

Si es un sobreviviente de melanoma, sabe que la detección y el tratamiento tempranos son fundamentales, ya que la tasa de supervivencia a cinco años para las personas con melanoma que se detecta temprano es de aproximadamente el 98 por ciento, según la Skin Cancer Foundation. Además de vigilar su exposición al sol, puede disminuir su riesgo de desarrollar cáncer de piel o su recurrencia mediante una alimentación saludable. Aquí, los mejores alimentos para alcanzar.

Las verduras de hoja son ricas en vitamina C antioxidante, que puede proteger a las células del daño causado por los radicales libres, según el Revista de cáncer de piel. Cargue su plato con vegetales de hojas verdes como espinacas, col rizada y berza. Otra ventaja de las verduras de esta familia: el brócoli, los pimientos morrones y las coles de Bruselas también son excelentes fuentes de vitamina C.

Las frutas y verduras rojas son ricas en licopeno, otro antioxidante que puede proteger la piel del daño solar, según un estudio de la Revista británica de dermatología. Los tomates, la salsa de tomate, la sandía, la toronja rosada, los albaricoques, las naranjas sanguinas y la papaya son buenas fuentes de licopeno.

Los pescados grasos como el salmón, la caballa y el arenque son ricos en ácidos grasos omega-3, que se ha demostrado que disminuyen la inflamación crónica y protegen contra la progresión del cáncer de piel, según La Revista de Medicina Clínica. Además, los mariscos son ricos en zinc, lo que puede ayudar a reponer los niveles de antioxidantes en el cuerpo y restaurar la función inmunológica, según una investigación en La Revista Estadounidense de Nutrición Clínica.

Las nueces y las semillas también son buenas fuentes de omega 3. Además, contienen vitamina E, otro antioxidante que puede ayudar a prevenir el daño de los radicales libres. Coma nueces, almendras o semillas de girasol, o agregue semillas de lino molidas o germen de trigo a su yogur o batido de frutas para obtener un impulso nutricional adicional de vitamina E.

También rico en zinc: legumbres, que pueden mejorar el sistema inmunológico de su cuerpo y restaurar los niveles de antioxidantes. Agregue una pizca de frijoles, como garbanzos, frijoles negros y edamame, a todo, desde ensaladas o sopas. Pruebe salsas de frijoles como hummus con verduras crudas para un refrigerio delicioso y nutritivo.

Los productos de naranja son ricos en betacaroteno, que se convierte en vitamina A en su cuerpo. Consumir frutas y verduras de color naranja con regularidad puede reducir el riesgo de algunos cánceres. Las zanahorias, las batatas, los albaricoques, el melón y la calabaza son excelentes fuentes de betacaroteno. Si bien la investigación sobre el efecto del betacaroteno y el melanoma no es concluyente, algunas pruebas respaldan el papel de la vitamina A en la reducción del riesgo de desarrollar melanoma, según el Revista de Dermatología Investigativa.

Research shows that adequate vitamin D intake is associated with a decreased risk of melanoma, and that people who are vitamin D deficient have a poorer outcome when diagnosed with melanoma. Include vitamin D fortified foods in your diet such as milk, yogurt, cereal, and juice. The [best dietary sources of vitamin D](https://www.healthcentral.com/article/top-heart-healthy vitamin-d-rich-foods) include fish such as sardines, salmon, and tuna, as well as egg yolks and liver.

Citrus fruits are good sources of vitamin C, which may offer some protection from cancer-causing free radicals. Snack on oranges, and add a slice of fresh lemon or lime to a glass of water for an added boost of vitamin C. Though not a citrus fruit, strawberries are rich in vitamic C, too. Time to pick up a pint!

The polyphenols found in black and green tea have been linked to a variety of health benefits, including cancer prevention. Research shows that green tea, specifically, can actually inhibit the growth of melanoma cells. Try adding a cup of green tea (hot or iced) to your daily routine.

Carmen is a Registered Dietitian. In addition to writing for HealthCentral, she has spent her career working at Johns Hopkins and is also an adjunct faculty instructor for Excelsior College. Carmen has over 20 years of experience in nutritional counseling, education, writing, and program management and is a certified specialist in adult weight management. She enjoys educating her students and clients about how nutrition affects the body and its role in overall health and wellness.


Melanoma: These Foods May Help Prevent Recurrence

If you're a melanoma survivor, you know that early detection and treatment are critical, since the five-year-survival rate for people with melanoma that's detected early is about 98 percent, according to the Skin Cancer Foundation. In addition to watching your sun exposure, you can decrease your risk of developing skin cancer or its recurrence through healthy eating. Here, the best foods to reach for.

Leafy greens are rich in the antioxidant vitamin C, which may protect cells from damage caused by free radicals, according to the Journal of Skin Cancer. Load your plate with leafy green vegetables such as spinach, kale, and collard greens. Another boon of veggies in this family: Broccoli, bell peppers, and Brussels sprouts are also excellent sources of vitamin C.

Red fruits and vegetables are rich in lycopene, another antioxidant that may protect your skin against sun damage, according to a study in the British Journal of Dermatology. Tomatoes, tomato sauce, watermelon, pink grapefruit, apricots, blood oranges, and papaya are all good sources of lycopene.

Fatty fish such as salmon, mackerel, and herring are rich in omega-3 fatty acids, which have been shown to decrease chronic inflammation and protect against skin cancer progression, according to The Journal of Clinical Medicine. In addition, shellfish are rich in zinc, which may help to replenish antioxidant levels in the body and restore immune function, according to research in La Revista Estadounidense de Nutrición Clínica.

Nuts and seeds are also good sources of omega 3s. In addition, they contain vitamin E, another antioxidant that can help prevent damage by free radicals. Snack on walnuts, almonds, or sunflower seeds, or stir milled flaxseed or wheat germ into your yogurt or fruit smoothie for an added nutritional boost of vitamin E.

Also rich in zinc: Legumes, which may enhance your body’s immune system and restore antioxidant levels. Add a sprinkle of beans, such as chickpeas, black beans, and edamame, to everything from salads or soups. Try bean dips such as hummus with raw vegetables for a delish-and-nutrish snack.

Orange produce is rich in beta-carotene, which is converted to vitamin A in your body. Reaching for orange fruits and veggies regularly may decrease the risk for some cancers. Carrots, sweet potatoes, apricots, cantaloupe, and squash are great sources of beta-carotene. While research on the effect of beta carotene and melanoma is inconclusive, some evidence supports the role of vitamin A in reducing the risk of developing melanoma, according to the Journal of Investigative Dermatology.

Research shows that adequate vitamin D intake is associated with a decreased risk of melanoma, and that people who are vitamin D deficient have a poorer outcome when diagnosed with melanoma. Include vitamin D fortified foods in your diet such as milk, yogurt, cereal, and juice. The [best dietary sources of vitamin D](https://www.healthcentral.com/article/top-heart-healthy vitamin-d-rich-foods) include fish such as sardines, salmon, and tuna, as well as egg yolks and liver.

Citrus fruits are good sources of vitamin C, which may offer some protection from cancer-causing free radicals. Snack on oranges, and add a slice of fresh lemon or lime to a glass of water for an added boost of vitamin C. Though not a citrus fruit, strawberries are rich in vitamic C, too. Time to pick up a pint!

The polyphenols found in black and green tea have been linked to a variety of health benefits, including cancer prevention. Research shows that green tea, specifically, can actually inhibit the growth of melanoma cells. Try adding a cup of green tea (hot or iced) to your daily routine.

Carmen is a Registered Dietitian. In addition to writing for HealthCentral, she has spent her career working at Johns Hopkins and is also an adjunct faculty instructor for Excelsior College. Carmen has over 20 years of experience in nutritional counseling, education, writing, and program management and is a certified specialist in adult weight management. She enjoys educating her students and clients about how nutrition affects the body and its role in overall health and wellness.


Melanoma: These Foods May Help Prevent Recurrence

If you're a melanoma survivor, you know that early detection and treatment are critical, since the five-year-survival rate for people with melanoma that's detected early is about 98 percent, according to the Skin Cancer Foundation. In addition to watching your sun exposure, you can decrease your risk of developing skin cancer or its recurrence through healthy eating. Here, the best foods to reach for.

Leafy greens are rich in the antioxidant vitamin C, which may protect cells from damage caused by free radicals, according to the Journal of Skin Cancer. Load your plate with leafy green vegetables such as spinach, kale, and collard greens. Another boon of veggies in this family: Broccoli, bell peppers, and Brussels sprouts are also excellent sources of vitamin C.

Red fruits and vegetables are rich in lycopene, another antioxidant that may protect your skin against sun damage, according to a study in the British Journal of Dermatology. Tomatoes, tomato sauce, watermelon, pink grapefruit, apricots, blood oranges, and papaya are all good sources of lycopene.

Fatty fish such as salmon, mackerel, and herring are rich in omega-3 fatty acids, which have been shown to decrease chronic inflammation and protect against skin cancer progression, according to The Journal of Clinical Medicine. In addition, shellfish are rich in zinc, which may help to replenish antioxidant levels in the body and restore immune function, according to research in La Revista Estadounidense de Nutrición Clínica.

Nuts and seeds are also good sources of omega 3s. In addition, they contain vitamin E, another antioxidant that can help prevent damage by free radicals. Snack on walnuts, almonds, or sunflower seeds, or stir milled flaxseed or wheat germ into your yogurt or fruit smoothie for an added nutritional boost of vitamin E.

Also rich in zinc: Legumes, which may enhance your body’s immune system and restore antioxidant levels. Add a sprinkle of beans, such as chickpeas, black beans, and edamame, to everything from salads or soups. Try bean dips such as hummus with raw vegetables for a delish-and-nutrish snack.

Orange produce is rich in beta-carotene, which is converted to vitamin A in your body. Reaching for orange fruits and veggies regularly may decrease the risk for some cancers. Carrots, sweet potatoes, apricots, cantaloupe, and squash are great sources of beta-carotene. While research on the effect of beta carotene and melanoma is inconclusive, some evidence supports the role of vitamin A in reducing the risk of developing melanoma, according to the Journal of Investigative Dermatology.

Research shows that adequate vitamin D intake is associated with a decreased risk of melanoma, and that people who are vitamin D deficient have a poorer outcome when diagnosed with melanoma. Include vitamin D fortified foods in your diet such as milk, yogurt, cereal, and juice. The [best dietary sources of vitamin D](https://www.healthcentral.com/article/top-heart-healthy vitamin-d-rich-foods) include fish such as sardines, salmon, and tuna, as well as egg yolks and liver.

Citrus fruits are good sources of vitamin C, which may offer some protection from cancer-causing free radicals. Snack on oranges, and add a slice of fresh lemon or lime to a glass of water for an added boost of vitamin C. Though not a citrus fruit, strawberries are rich in vitamic C, too. Time to pick up a pint!

The polyphenols found in black and green tea have been linked to a variety of health benefits, including cancer prevention. Research shows that green tea, specifically, can actually inhibit the growth of melanoma cells. Try adding a cup of green tea (hot or iced) to your daily routine.

Carmen is a Registered Dietitian. In addition to writing for HealthCentral, she has spent her career working at Johns Hopkins and is also an adjunct faculty instructor for Excelsior College. Carmen has over 20 years of experience in nutritional counseling, education, writing, and program management and is a certified specialist in adult weight management. She enjoys educating her students and clients about how nutrition affects the body and its role in overall health and wellness.


Melanoma: These Foods May Help Prevent Recurrence

If you're a melanoma survivor, you know that early detection and treatment are critical, since the five-year-survival rate for people with melanoma that's detected early is about 98 percent, according to the Skin Cancer Foundation. In addition to watching your sun exposure, you can decrease your risk of developing skin cancer or its recurrence through healthy eating. Here, the best foods to reach for.

Leafy greens are rich in the antioxidant vitamin C, which may protect cells from damage caused by free radicals, according to the Journal of Skin Cancer. Load your plate with leafy green vegetables such as spinach, kale, and collard greens. Another boon of veggies in this family: Broccoli, bell peppers, and Brussels sprouts are also excellent sources of vitamin C.

Red fruits and vegetables are rich in lycopene, another antioxidant that may protect your skin against sun damage, according to a study in the British Journal of Dermatology. Tomatoes, tomato sauce, watermelon, pink grapefruit, apricots, blood oranges, and papaya are all good sources of lycopene.

Fatty fish such as salmon, mackerel, and herring are rich in omega-3 fatty acids, which have been shown to decrease chronic inflammation and protect against skin cancer progression, according to The Journal of Clinical Medicine. In addition, shellfish are rich in zinc, which may help to replenish antioxidant levels in the body and restore immune function, according to research in La Revista Estadounidense de Nutrición Clínica.

Nuts and seeds are also good sources of omega 3s. In addition, they contain vitamin E, another antioxidant that can help prevent damage by free radicals. Snack on walnuts, almonds, or sunflower seeds, or stir milled flaxseed or wheat germ into your yogurt or fruit smoothie for an added nutritional boost of vitamin E.

Also rich in zinc: Legumes, which may enhance your body’s immune system and restore antioxidant levels. Add a sprinkle of beans, such as chickpeas, black beans, and edamame, to everything from salads or soups. Try bean dips such as hummus with raw vegetables for a delish-and-nutrish snack.

Orange produce is rich in beta-carotene, which is converted to vitamin A in your body. Reaching for orange fruits and veggies regularly may decrease the risk for some cancers. Carrots, sweet potatoes, apricots, cantaloupe, and squash are great sources of beta-carotene. While research on the effect of beta carotene and melanoma is inconclusive, some evidence supports the role of vitamin A in reducing the risk of developing melanoma, according to the Journal of Investigative Dermatology.

Research shows that adequate vitamin D intake is associated with a decreased risk of melanoma, and that people who are vitamin D deficient have a poorer outcome when diagnosed with melanoma. Include vitamin D fortified foods in your diet such as milk, yogurt, cereal, and juice. The [best dietary sources of vitamin D](https://www.healthcentral.com/article/top-heart-healthy vitamin-d-rich-foods) include fish such as sardines, salmon, and tuna, as well as egg yolks and liver.

Citrus fruits are good sources of vitamin C, which may offer some protection from cancer-causing free radicals. Snack on oranges, and add a slice of fresh lemon or lime to a glass of water for an added boost of vitamin C. Though not a citrus fruit, strawberries are rich in vitamic C, too. Time to pick up a pint!

The polyphenols found in black and green tea have been linked to a variety of health benefits, including cancer prevention. Research shows that green tea, specifically, can actually inhibit the growth of melanoma cells. Try adding a cup of green tea (hot or iced) to your daily routine.

Carmen is a Registered Dietitian. In addition to writing for HealthCentral, she has spent her career working at Johns Hopkins and is also an adjunct faculty instructor for Excelsior College. Carmen has over 20 years of experience in nutritional counseling, education, writing, and program management and is a certified specialist in adult weight management. She enjoys educating her students and clients about how nutrition affects the body and its role in overall health and wellness.


Melanoma: These Foods May Help Prevent Recurrence

If you're a melanoma survivor, you know that early detection and treatment are critical, since the five-year-survival rate for people with melanoma that's detected early is about 98 percent, according to the Skin Cancer Foundation. In addition to watching your sun exposure, you can decrease your risk of developing skin cancer or its recurrence through healthy eating. Here, the best foods to reach for.

Leafy greens are rich in the antioxidant vitamin C, which may protect cells from damage caused by free radicals, according to the Journal of Skin Cancer. Load your plate with leafy green vegetables such as spinach, kale, and collard greens. Another boon of veggies in this family: Broccoli, bell peppers, and Brussels sprouts are also excellent sources of vitamin C.

Red fruits and vegetables are rich in lycopene, another antioxidant that may protect your skin against sun damage, according to a study in the British Journal of Dermatology. Tomatoes, tomato sauce, watermelon, pink grapefruit, apricots, blood oranges, and papaya are all good sources of lycopene.

Fatty fish such as salmon, mackerel, and herring are rich in omega-3 fatty acids, which have been shown to decrease chronic inflammation and protect against skin cancer progression, according to The Journal of Clinical Medicine. In addition, shellfish are rich in zinc, which may help to replenish antioxidant levels in the body and restore immune function, according to research in La Revista Estadounidense de Nutrición Clínica.

Nuts and seeds are also good sources of omega 3s. In addition, they contain vitamin E, another antioxidant that can help prevent damage by free radicals. Snack on walnuts, almonds, or sunflower seeds, or stir milled flaxseed or wheat germ into your yogurt or fruit smoothie for an added nutritional boost of vitamin E.

Also rich in zinc: Legumes, which may enhance your body’s immune system and restore antioxidant levels. Add a sprinkle of beans, such as chickpeas, black beans, and edamame, to everything from salads or soups. Try bean dips such as hummus with raw vegetables for a delish-and-nutrish snack.

Orange produce is rich in beta-carotene, which is converted to vitamin A in your body. Reaching for orange fruits and veggies regularly may decrease the risk for some cancers. Carrots, sweet potatoes, apricots, cantaloupe, and squash are great sources of beta-carotene. While research on the effect of beta carotene and melanoma is inconclusive, some evidence supports the role of vitamin A in reducing the risk of developing melanoma, according to the Journal of Investigative Dermatology.

Research shows that adequate vitamin D intake is associated with a decreased risk of melanoma, and that people who are vitamin D deficient have a poorer outcome when diagnosed with melanoma. Include vitamin D fortified foods in your diet such as milk, yogurt, cereal, and juice. The [best dietary sources of vitamin D](https://www.healthcentral.com/article/top-heart-healthy vitamin-d-rich-foods) include fish such as sardines, salmon, and tuna, as well as egg yolks and liver.

Citrus fruits are good sources of vitamin C, which may offer some protection from cancer-causing free radicals. Snack on oranges, and add a slice of fresh lemon or lime to a glass of water for an added boost of vitamin C. Though not a citrus fruit, strawberries are rich in vitamic C, too. Time to pick up a pint!

The polyphenols found in black and green tea have been linked to a variety of health benefits, including cancer prevention. Research shows that green tea, specifically, can actually inhibit the growth of melanoma cells. Try adding a cup of green tea (hot or iced) to your daily routine.

Carmen is a Registered Dietitian. In addition to writing for HealthCentral, she has spent her career working at Johns Hopkins and is also an adjunct faculty instructor for Excelsior College. Carmen has over 20 years of experience in nutritional counseling, education, writing, and program management and is a certified specialist in adult weight management. She enjoys educating her students and clients about how nutrition affects the body and its role in overall health and wellness.



Comentarios:

  1. Axel

    ¡Buen post! Fue interesante para mí leer. Ahora veré tu blog aún más a menudo.

  2. Netaur

    Esta respuesta, incomparablemente

  3. Amhold

    En mi opinión es un tema muy interesante. Sugiero a todos que participen más activamente en la discusión.

  4. Jerrett

    Entre nosotros hablando, me gustaría pedir ayuda a un moderador.

  5. Ely

    Autor, ¿dónde puede encontrar tal diseño? Realmente me gustó ...

  6. Kyron

    Encuentro que no tienes razón. Estoy seguro. Puedo probarlo. Escribe en PM, nos comunicaremos.



Escribe un mensaje